Zapatos Salvatore Ferragamo

Zapatos Salvatore Ferragamo

Nacido en 1.898 en un pueblo cercano a Nápoles, Salvatore Ferragamo descubrió muy pronto su vocación de zapatero: Fue capaz, con tan solo nueve años, de confeccionar su primer par destinado a una de sus hermanas. En 1.910, a los doce años de edad, abría su primera tienda de diseños artesanales, empleando a seis personas. Todo un Mozart de la creación de moda.

A los 16 emigró a América para establecerse en Boston, dando muy pronto el salto a Hollywood, donde enamoró a la industria del cine siendo el encargado de crear los zapatos de multitud de películas, primero del cine mudo, y después de grandes superproducciones como “Los diez Mandamientos”. Calzó los pies de toda las grandes divas del séptimo arte: La mítica Mary Pickford fue una de sus primeras clientas. Más tarde Katharine Hepburn, Rita Hayworth, Sofía Loren, Marlene Dietrich y muchas otras se rindieron a la exquisita elegancia del italiano. Marilyn Monroe le hacía sus encargos exigiéndole tacones de un mínimo de 11 cms para adornar su sensual caminar. Pionero en el diseño de complementos para celebrities, fue llamado “El zapatero de las estrellas“.

Uno de sus magistrales hitos fue crear el Look Audrey Hepburn, su musa: Inspirándose en su pasado en el mundo del ballet clásico, diseñó para ella las famosas Bailarinas que marcaron una tendencia de moda intemporal. Actualmente llevan varias temporadas como Must Have, y son la base de las colecciones de varias importantes firmas internacionales.

Fallecido en 1.960, su recuerdo se venera en el Museo Ferragamo de Florencia, donde numerosas fotos y vitrinas de cristal nos muestran las más personales creaciones del maestro.

Salvatore fue el precursor de muchos de los modelos que lucimos actualmente, y que son tendencia una temporada tras otra.

Las mujeres le debemos entre otros, las sandalias romanas, las cuñas de corcho, y las plataformas.

Los hombres le deben horas de fantasías: A mayor gloria,  fue el inventor del Stiletto, el finísimo tacón de aguja, convertido en un clásico que forma parte de la iconografía fetichista masculina.

Más información: Salvatore Ferragamo