Zapatos Barrett

Zapatos Barrett

El origen de los zapatos Barrett. A finales de los años de 1800, cuando el escenario cultural y natural seguido principalmente era el denominado “Grand Tour“, John Richardson Barrett, el dueño de una curtidoría conocida en el East End de Londres, decidió hacer un viaje a Italia, un país del que había oído hablar mucho en los círculos sociales que frecuentaba habitualmente.

Durante sus viajes le surgió la necesidad de tener nuevo par de zapatos, más apropiados para el clima del verano italiano. En Parma conoce a Tanzi e Zanlari, maestros zapateros que tenían una tienda que era muy conocida en la región de Emilia en ese momento.

Con Tanzi e Zanlari, Barrett descubrió la elegancia del diseño amplio y cómodo con un acabado sin igual. Con gran satisfacción compró dos pares y luego se ofreció para suministrar Tanzi e Zanlari, una vez que regresó a Londres. Fue el comienzo de una asociación muy exitosa. De hecho, en 1917 los herederos fusionaron sus negocios en Parma y fundaron la compañía de zapatos Barrett.

De forma inmediata se le dió al negocio un enfoque más corporativo.

Durante los años siguientes, y hasta la Segunda Guerra Mundial, la producción siguió creciendo en cantidades muy importantes, pero este crecimiento no afectó a la compañía en el compromiso de fabricación de zapatos realmente exclusivos y excelentes. Las tiendas líderes en Italia se convirtieron en clientes de Barrett y la marca se estableció en poco tiempo gracias a la confianza de  los más exigentes clientes. Los zapatos Barrett fueron muy apreciados y Barrett fue reconocido como uno de los pocos fabricantes nacionales de zapatos de lujo hechos a mano. En Roma, en los deslumbrantes años treinta, Barrett abre una tienda en plena vía Veneto donde comercializan y vendían zapatos Barrett a los actores y los políticos contemporáneos.

Este auge llegó a un brusco final, abrumado por la Segunda Guerra Mundial, la producción de zapatos Barrett fue practicamente suspendida y la empresa pasa a fabricar de forma exclusiva calzado militar para el ejército italiano.

Inmediatamente después del final de la guerra, la empresa volvió a sus productos estándar, pero el mercado todavía estaba luchando por recuperarse de las secuelas del terrible conflicto. Fue precisamente en ese momento, en 1953, cuando Eliseo Putzolu, un empresario joven y brillante, gran aficionado a los zapatos de lujo y un fiel protector de Barrett, decide comprar una participación en la empresa. Su objetivo era restablecer el negocio para reconducirlo a su situación de líder del sector de zapatos de alta calidad hechos a mano.

En los años sesenta el plan previsto ya era un éxito y los zapatos de Barrett estaban de vuelta en las mejores vitrinas de Italia. Barrett fue una vez más, una etiqueta de calzado masculino de primera clase. Profesionales, empresarios, varios presidentes de Italia, los autores más famosos, y el más memorable y leal de todos ellos, el actor Marcello Mastroianni compraban Barrett y en muchos casos sólo Barrett.

En 1983, gracias a su continuo compromiso con la satisfacción del cliente, la empresa identificó una exigencia muy precisa del mercado y comenzó a producir calzado de señora.

Desde ese año, esta ha sido la línea principal de fabricación y comercialización de calzado de calidad de Barrett. Zapatos siempre elaborados con las mejores materias primas y atractivos para el público por su sobria elegancia y su absoluta comodidad.

Barrett puede presumir de casi un siglo en el negocio y de ser uno de los fabricantes de calzado más antiguos y prestigiosos de Italia y el extranjero. Barrett es en realidad una de las pocas empresas que producen zapatos totalmente hechos a mano utilizando los mejores materiales y técnicas. La empresa siempre tiene disponibles para cada tienda al menos 80 modelos de los más de 3500 estilos que tiene su línea de producción, incluyendo tanto las colecciones de época como las actuales, fabricados con técnicas tradicionales: Norvegese, Blake-rapid, Goodyear, Loafer y, por supuesto, los “slip-lasted Bolognese“, que tienen un lugar de honor en el catálogo. Unos zapatos que prometen una suavidad y flexibilidad excepcionales. Por su extrema complejidad los zapatosslip-lasted Bolognese” son ahora mismo patrimonio de un pequeño puñado de empresas.

Más información: Zapatos Barrett