Uterqüe

El nombre, Uterqüe, sorprende y ha despertado interés. Es una palabra latina, una construcción que se traduce como ‘ambos’ o más literalmente, como ‘el uno y el otro’. Como si lo uno fuera la moda y lo otro, los complementos, la unión de los detalles de moda con las prendas de vestir, el diálogo entre los complementos y la ropa. Selección de un estilo propio.

Cada uno encontrará su propia interpretación, pero desde luego el concepto es original. Uterqüe es sinónimo de sofisticación, de un mundo de detalles y de un producto de calidad, diseñado y fabricado con mimo.

Sus tiendas trasmiten exclusividad. Y una vez que cruzas sus puertas, esa sensación se concreta en cada detalle. La imagen de conjunto recuerda a la de un pub (club) inglés antiguo; o más precisamente, a la de una biblioteca inglesa, con esos grandes pupitres de madera para leer iluminados por elegantes lámparas de mesa. A su alrededor, hay estanterías y vitrinas que recuerdan esta imagen. El material que predomina es la madera, roble teñido en negro, con un poro muy abierto que le da un aspecto rugoso, como añejo, con mucha personalidad.

Otro aspecto que creo que cautiva es el uso de la iluminación que consigue crear una agradable atmósfera que envuelve la tienda y te atrapa desde el primer momento. Las luces de las mesas, más íntimas, están acompañadas de iluminación más directa hacia las paredes perímetro, lo que da protagonismo a los bolsos y a los zapatos.

Todos los elementos del mobiliario y la decoración interior han sido diseñados específicamente por un equipo especial de arquitectos e interioristas, que ha puesto su sello en ellos y ha conseguido combinar la elegancia con la funcionalidad. El recorrido por la tienda descubre dos espacios diferenciados: una zona central ordenada en torno a mesas de nogal encerado, esas que recordaban a los pupitres ingleses. En las mesas se exponen pulseras, collares, sortijas, bisutería en general; mientras que en las paredes encontramos bolsos, pañuelos, gafas de sol… Después hay un espacio específico dedicado al calzado.

La tienda y su decoración invitan a recorrerla por entero, a detenerse ante cada detalle. El producto está muy visible, accesible, sin obstáculos; te lo puedes probar todo sin pedir que te saquen tal o cual talla o esperar a que te saquen tu pie. Esto en la zona de calzado es especialmente de agradecer: puedo escoger qué quiero probarme y hacerlo con total comodidad.

Las dependientas tienen amplia información sobre cada uno de los productos y de las calidades, e intentan agradar sin agobiar desde el primer momento. El pavimento es gres porcelánico negro. En determinados lugares está cubierto por grandes alfombras, que en la zona del calzado son de seda y color visón. La bisutería se muestra en vitrinas de cristal que permiten ver con total nitidez cada una de las piezas. También otros artículos, como las gafas de sol, se disponen sobre estantes de metacrilato. De este último material, pero en tono fumé, están hechas las cajas que contienen pequeños productos como guantes o artículos de marroquinería. También hay muebles especiales para cinturones o foulards.

Los diseñadores de Uterqüe trabajan en las oficinas de la cadena en Arteixo, A Coruña. Hay especialistas en cada una de las líneas de producto que se pueden encontrar en la tienda: calzado, bolsos, marroquinería y bisutería, además de otros complementos como gafas, cinturones, paraguas o sombreros. También hay diseñadores de prendas, en textil y en piel, que han creado una colección propia que te da la oportunidad de completar tu fondo de armario con piezas indispensables. He encontrado en Uterqüe una oferta muy atractiva, equilibrada, con un fuerte componente de tendencia en cada uno de sus productos.

Oferta muy amplia y atenta a las tendencias; compromiso de renovación constante. Si hay que destacar algo del producto en Uterqüe, hablaría sin duda de calidad. Materiales de primer nivel y un cuidado en la fabricación que salta a la vista, con mimo por el detalle, entre lo sofisticado y lo caprichoso. Una gran parte de los productos que he visto en la tienda están fabricados en España; otros en diferentes países europeos, como Italia. Y también los hay que vienen de otras partes del mundo.

Respira la misma filosofía que los otros formatos comerciales de Inditex (Zara, Pull and Bear, Massimo Dutti, Bershka, Stradivarius, Oysho y Zara Home) tiendas ecológicas.

Respeto por el Medio Ambiente. Los materiales son reciclables y las instalaciones están pensadas para consumir poca energía. Para la iluminación utilizan halogenuros, que consumen bastante menos que la iluminación habitual. Maderas certificadas. Las bolsas son también ecológicas y han iniciado una muy interesante colección de algodón orgánico. Uterqüe va a seguir abriendo más tiendas en España en los próximos meses, y que ya planean aperturas en Portugal, Grecia y, quizás, en algún otro país.

Página Web Uterqüe