Restaurante Etxanobe

Sólo con ir resiguiendo la ría de Bilbao podemos darnos cuenta del gran potencial gastronómico de esta ciudad. En pocos minutos andando, de la zona del Zubizuri al Palacio Euskalduna, un cuarteto de grandes restaurantes, desde el Zortziko al Etxanobe, pasando por Guggenheim y Aizian. Entre ellos, 7 soles Repsol y 2 estrellas Michelin –por ahora-. ¡Ahí es nada!.

Precisamente en el tercer piso del Palacio Euskalduna es donde Fernando Canales, propietario y chef del Etxanobe, ofrece su cocina de sabores tradicionales, tamizada por las técnicas y presentaciones actuales y los toques personales de Canales en busca, principalmente, de una intensificación de sabores y aromas que permita lo que el propio chef denomina la cocina de sensaciones.

Sala elegante y suficientemente amplia, con mesas en cómoda disposición y muy rica en luz natural gracias a sus generosos ventanales con buenas vistas a la ría. En épocas de bonanza climática, dispone además de una atractiva terraza exterior que no es en absoluto una mala opción.

Cocina de producto, de sabores persistentes, que luce especialmente en elaboraciones con pescados, y usa pero no abusa de los guiños a las modas y técnicas más vanguardistas. Entre nuestros favoritos, el rape asado con su hueso sobre compota de cebolla roja, el suave carpaccio de cigalas, el sabroso pichón asado con jugo de arrope y, para los amantes de los picantes ligeros, el magnífico bacalao a la vizcaína de la casa. Y si queremos compartir unos entrantes, atención a las setas en temporada y, para los más croqueteros –caso del que escribe-, buenas croquetas caseras.

Como curiosidad, uno de sus platos más solicitados de su amplia carta, la lasaña fría de anchoas sobre sopa de tomate, dispone de un pequeño club de fans.

Disfrutar de este estrellado Michelin a la carta puede salirnos entre los 60-70 euros por persona, además de los 3 posibles menús degustación, que van desde los 60 hasta los 130 euros (éste último, apto sólo para aquellos apetitos más resistentes).

Buena carta de vinos, mejorada respecto a otras temporadas gracias a la inclusión de algunas referencias más atrevidas, y servicio de sala profesional y muy agradable.

Y si buena parte del alma de Etxanobe es Fernando Canales, es de justicia destacar también el trabajo en sala y el savoir-faire de una efectiva Mª Ángeles Elizondo, y la impecable coordinación en cocina bajo la dirección de Mikel Población.

Colaboración especial: Dani – CaviarBCN

Página Web Restaurante Etxanobe

(pulse sobre las imágenes para ampliarlas)