Restaurante Carme Ruscalleda – Sant Pau

Restaurante Sant Pau

El restaurante Carme RuscalledaSant Pau se encuentra situado en el pueblecito costero de Sant Pol de Mar (Barcelona). El local está construido sobre una antigua y bonita casa señorial de finales del siglo XIX con amplios jardines y vistas al mar. Durante los años sesenta el lugar fué un lugar de hospedaje llamado “Hostal Sant Pau”.

Hoy en día el restaurante Sant Pau está considerado como uno de los mejores restaurantes de España y goza de un gran prestigio fuera de nuestras fronteras. Recordemos que en la actualidad el restaurante ostenta tres estrellas michelín (uno de los seis restaurantes de España que las tiene).

El restaurante mantiene el ambiente (como puede verse en la fotografía) de una señorial casa típica del Maresme. Elegante, refinado y de cuidada decoración. El ambiente es siempre agradable y acogedor. Al frente de la cocina se encuentra la genial Carme Ruscalleda y su marido, Antoni Balan, dirige la sala. Una sala con un servicio atentísimo y profesional. La bodega, dirigida por el sumiller Joan Ibañez, es amplia y selecta. No defrauda.

La cocina de Carme Ruscalleda es innovadora, compuesta de cientos de matices, técnicamente asombrosa. Creativa. Cautivadora. Inspirada en los productos de temporada y con intención de reinterpretar la tradicion culinaria catalana. Todo un reto que, poco a poco, está consiguiendo. El resultado es una carta oiginal y con estilo propio.

Algunas de sus creaciones más deliciosas (e indispensables) son: Calamar a la plancha con tinta, tres pimientos y hoja de pimentero, arroz de paloma torcaz con anémonas, setas y flor de calabacín, canelón al revés (sorprendente), arroz caldoso de gambas con las colas peladas y las patas crujientes.

En algunos círculos se habla de Carme Ruscalleda como la mejor cocinera del mundo. Si tienen la oportunidad (conviene reservar con mucha antelación) no dejen de comer en el restaurante Sant Pau. El precio es alto (con vino, no baja de los 100 euros por persona) pero merece la pena. Sin duda es un placer… de sibaritas.

Página Web Restaurante Sant Pau