Maurice Lacroix Mémoire 1

Maurice Lacroix Mémoire 1

¿Puede un mecanismo ser capaz de recordar? Desde ahora, la respuesta es “sí”. Maurice Lacroix ha creado la primera función de memoria para un reloj mecánico. Esta Grande Complication, completamente nueva, que tendrá su primera aplicación en el exclusivo cronógrafo Mémoire 1, limitado a 20 piezas, es un nuevo hito en el arte de la relojería suiza.

Este reloj tiene sólo dos manecillas – una para los minutos y otra para los segundos – junto con un disco que indica las horas. Aparentemente sencillo y sin embargo, con el Mémoire 1, Maurice Lacroix presentó en Baselworld 2008 uno de los relojes más complicados jamás fabricados.

En el interior de este exclusivo cronógrafo, limitado a 20 piezas, descansa un diseño revolucionario – la primera función de memoria para un reloj mecánico. Una indicación a las 3 revela el secreto: pulsando el botón integrado en la corona se cambia el modo de “Hora” a “Crono”. Las agujas y el disco de las horas cambian inmediatamente de posición. Si su función previa era indicar la hora real, en este momento pueden medir con precisión los intervalos de tiempo. Al pulsar de nuevo el botón volverán a sus posiciones iniciales para indicar la hora. Además, cuando el cronógrafo está en marcha es posible cambiar de modo sin perder la información que proporciona ninguna de las dos funciones.

La función de memoria del movimiento de fabricación ML 128, que hace posible esta conexión entre las indicaciones de la hora y el cronógrafo, es una importante Grande Complication que Maurice Lacroix ha desarrollado para enriquecer el mundo de la relojería mecánica. El mecanismo y el movimiento han sido completamente diseñados y desarrollados en el nuevo “Atelier de Maurice Lacroix”. El resultado de este proceso intensivo es un calibre sumamente complejo formado por 537 componentes – incluyendo nueve puntos de cambio – para el que Maurice Lacroix ya ha presentado dos solicitudes de patente.

MAURICE LACRIOX PRESENTA UN NUEVO MOVIMIENTO BASE

El calibre ML 128 del Mémoire 1 está construido usando 537 componentes. Algunos de ellos forman el movimiento base, porque incluso las mejores y más sofisticadas complicaciones necesitan “alimentarse de energía”. Así es como se crea un movimiento completamente nuevo, paso a paso.

Las características técnicas de este movimiento son impresionantes, pero su diseño y transparencia no van a la zaga. Y es que el objetivo no era únicamente crear una nueva complicación mecánica, sino que el usuario también pudiese admirar su funcionamiento y componentes. Ésta es la razón de que todos los componentes y sus posiciones en el corazón del reloj se hayan concebido en términos estéticos y lógicos.

Así, el sistema de carga automático consiste en un ensamblaje oscilante exocéntrico que permite mostrar el sistema regulador a la perfección. Gracias a sus pequeñas dimensiones, el rotor no cubre completamente la superficie permitiendo así una visión del funcionamiento del Mémoire 1 desde la parte inferior del reloj. Con el fin de que pueda ejecutar la carga eficaz y rápida del barrilete, el rotor está fabricado en tungsteno, un material muy pesado. No obstante, con un diseño asimétrico y una forma poco convencional, este rotor ha sido desarrollado con el propósito de conseguir una buena integración estética en la forma especial de torrecilla de los puentes de este movimiento.

La decoración pura y el tratamiento innovador de la superficie de PVD en color tantalio llevan la imagen de Maurice Lacroix a la primera línea de vanguardia. Los especialistas han llevado el concepto de la armonía hasta sus últimas consecuencias, llegando incluso a construir los tornillos del puente con una forma similar a la de la torrecilla, de forma que el conjunto forme un todo equilibrado.

El rotor pivota sobre un cojinete desarrollado específicamente para este nuevo calibre y funciona directamente marcha atrás, gracias al recurso de un “linguete mágico” que optimiza todos los movimientos de muñeca del portador. Se ha conservado una carga bidireccional con el fin de permitir el máximo de agilidad de carga y de garantizar el máximo de torsión.

Ruedas que giran hacia atrás
La potencia que genera el mecanismo mecánico se transmite a un barrilete que tiene una fuerte densidad energética y esto permite una reserva de marcha de más de cuatro días. El movimiento gira hacia atrás desde el barrilete, lo que permite que la espiral pueda comprimirse en la varilla de éste, que es exactamente el mismo que en un movimiento tradicional. No obstante, esta espiral se comprime de derecha a izquierda en vez de de izquierda a derecha. El resultado es lógico: las ruedas que transmiten la potencia del motor al regulador giran hacia atrás.

Tecnología y estética en perfecta armonía
Estas ruedas están dotadas de los perfiles más modernos, lo que permite un funcionamiento óptimo. Se trata del equivalente a transmitir la energía emitida por el barrilete bajo condiciones óptimas. Además, la forma especial de los radios de la rueda, así como su color, aportan una fuerte identificación visual al Mémoire 1. Así, uno puede sentir la filosofía que domina esta pieza excepcional: la lógica unida a la tecnología y la estética. Finalmente, y como siempre por razones técnicas y estéticas, las piedras que decoran el movimiento son blancas y transparentes. Por supuesto, esto es parte de la filosofía estética del Mémoire 1, pero también permite visualizar y controlar el engranaje entre los piñones y las ruedas de la corona. Además, el relojero puede ver claramente la gota de aceite situada en la parte hueca de la piedra sobre la que pivota el piñón.

Tras la transmisión a través de las ruedas, la energía pasa al escape. Este sistema se ha desarrollado especialmente para este nuevo calibre que lleva la firma de Maurice Lacroix, ya que ha sido adaptado a las necesidades de esta complicación. Los creadores querían mostrarlo y que fuese justamente valorado, otorgando la importancia que corresponde al corazón de un reloj que late sin interrupción y marca el paso del tiempo.

En cuanto a la bobina, su núcleo es de zafiro transparente y su montura de oro, lo que subraya la profundidad del movimiento aportando aún más un aspecto etéreo a todo el sistema de regulación. Finalmente, este mecanismo está equipado con un nuevo ajuste de precisión, distinto al tradicional diseño de cuello de cisne. Este sistema, desarrollado por Maurice Lacroix, simplificará considerablemente el trabajo del relojero cuando intente obtener el mejor resultado para el calibre ML 128, que marca 28.800 alternancias por hora.

Además, un movimiento excepcional debe estar acompañado por un servicio excepcional. Con el fin de poder garantizar una información completa a sus dueños, el movimiento del Mémoire 1 dispone de una placa que muestra las horas de servicio de forma que el usuario pueda saber cuándo tendrá lugar el siguiente servicio. Finalmente, este movimiento tiene una identidad personalizada gracias a la firma del relojero responsable del ensamblaje de los elementos de esta Grande Complication, que lleva la firma de Maurice Lacroix.

LAS COMPLICACIONES DEL MÉMOIRE 1 – EL ESPÍRITU DE LA INNOVACIÓN CREATIVA RELOJERA A SU MÁS ALTO NIVEL

El movimiento base de este cronógrafo es por sí mismo una importante característica; se ha perfeccionado, sin embargo, a través del ingenio relojero de sus complicaciones.

Incluso si a primera vista no lo parece, el Mémoire 1 es realmente un cronógrafo. Presionando el pulsador integrado justo en la corona se puede cambiar entre el modo hora y el modo cronógrafo. La indicación del modo seleccionado se lleva a cabo con una manecilla cerca de las 3. Esta operación es posible gracias a un ingenioso mecanismo que los creadores bautizaron como “va et vient” (“va y viene”), y para el que Maurice Lacroix ya ha solicitado patente.

Las funciones cronográficas de comienzo, parada y puesta a cero del Mémoire 1 se realizan de la misma manera que las funciones de cronógrafo de relojes similares: presionando el pulsador situado a las 2 la medición comienza y se detiene; para poner a cero las agujas se acciona el pulsador a las 4. Un componente metálico en forma de corazón – uno para cada indicación: horas, minutos y segundos – permite a las agujas del cronógrafo volver hacia atrás a sus posiciones iniciales a las 12. El Mémoire 1 está equipado no sólo con tres, sino con más de estos corazones cronográficos.

Todo o nada
El principio de “todo o nada” permite la liberación del mecanismo de parada en la mayoría de los relojes con pequeña repetición cuando la palanca apropiada ha sido totalmente presionada. Si el usuario pulsa por completo el botón correspondiente, el movimiento del reloj cuenta las horas, los cuartos y los minutos. No obstante, si el pulsador no es presionado en su totalidad la función no comienza. El Mémoire 1 está equipado con un sistema similar que garantiza el perfecto funcionamiento del cambio de modo. Este sistema es interesante no sólo desde un punto de vista técnico, también es más fácil medir el tiempo porque asegura la precisión de las indicaciones de las horas, minutos y segundos. En cuanto el modo de selección con su mecanismo de “va y viene” es presionado, un mecanismo de conexión basado en el principio de “todo o nada” pone en marcha los tres sistemas de la función de memoria. Estos sistemas de Mémoire son unos ingeniosos mecanismos relojeros que se corresponden con las indicaciones – horas, minutos y segundos.

Asimismo, el Mémoire 1 tiene una indicación de fecha basada en un nuevo mecanismo que aúna perfectamente la tecnología, el diseño y la legibilidad. Al contrario que en grandes indicaciones de fecha tradicionales, el calendario del Mémoire 1 es muy discreto para no estropear la armonía de la esfera, mientras que tampoco compromete su cómoda legibilidad.

El Mémoire 1 será sin lugar a dudas recordado en los anales de la alta relojería como una incomparable Grande Complication.

MÉMOIRE 1 – EMOCIÓN EN ESTADO PURO

Los exigentes requisitos estéticos también fueron una preocupación primordial durante el proceso de creación del Mémoire 1. Por este motivo, el diseño y la decoración del movimiento incorporan algunas primicias mundiales.

De un primer vistazo el Mémoire 1 ya despierta muchas emociones diferentes: su impresionante porte coloca inmediatamente a este reloj en la categoría de los relojes excepcionales conocida como Grandes Complications. La potente y extraordinaria apariencia visual es su primera característica distintiva. Una mirada más de cerca revela la delicada armonía del diseño puro y elegante, con una suave transición desde componentes pulidos a superficies cepilladas con delicadeza, uniendo así los diferentes niveles de la caja y la esfera. En una palabra, el Mémoire 1 incorpora esa fantástica calidad que distingue a las creaciones más importantes del arte relojero, la fusión de un elegante diseño con unas funciones excepcionales.

Esto no es fruto de la casualidad. Todo el proceso de desarrollo creativo tras el Mémoire 1 se centró en un intento de unir perfectamente un atractivo estilo con sencillez de lectura y facilidad de uso. La idea era envolver un mecanismo innovador de tal forma que el usuario pudiera beneficiarse de las ventajas técnicas de este reloj, de modo que su uso se convirtiera en una constante fuente de satisfacción renovada.

A pesar de su forma circular que refleja el esfuerzo para conseguir un impacto puro y elegante, la caja de oro blanco del Mémoire 1 aparece con una apariencia única totalmente nueva. Construido en varios niveles distintos, el bisel atornillado con cristal zafiro con tratamiento antirreflejos y montado lateralmente permite admirar el movimiento de la aguja del segundero que está unido al anillo de los minutos. Otra característica innovadora es el botón de selección del modo que está integrado en la corona a las 3.

La esfera también incorpora un gran número de innovaciones. Sus diferentes niveles hacen que los indicadores individuales sean más fáciles de leer. Una pequeña sección con apertura a las 6 revela el movimiento que hay detrás y el mecanismo de memoria para los segundos. El indicador de fecha también es especial: con su singular y exclusivo disco inclinado, esta indicación utiliza una considerable cantidad de espacio, pero permite que la fecha se vea a primera vista.

Otra primicia del Mémoire 1 es el disco de las horas. Este disco transparente no está realizado en zafiro como cabría suponer. Después de realizar minuciosas pruebas, los diseñadores descubrieron que el zafiro carece de la densidad necesaria para este propósito y es por tanto muy débil para esta aplicación concreta. Así que había que buscar una solución diferente. Finalmente, se eligió un material de base mineral que ya se usa satisfactoriamente hoy en día en industrias pioneras en innovación como el segmento de la automoción o en telefonía móvil. Un tratamiento especial dota a este material de gran dureza y suficiente flexibilidad; Maurice Lacroix lo utilizará por tanto para otros desarrollos en el futuro.

Las manecillas son igualmente llamativas. El segundero recibe un tratamiento azulado mientras que la aguja de los minutos tiene un baño blanco luminoso que irradia un reflejo azulado en la oscuridad. Una reducida manecilla a las 3 muestra el modo seleccionado.

El Mémoire 1 está acabado de manera extraordinaria con la espléndida correa que queda totalmente integrada en la caja del reloj por medio de un sistema de ejes. Está realizado en preciosa piel de cocodrilo con un acabado mate con cierre en oro blanco.

Movimiento: Movimiento de manufactura Maurice Lacroix, movimiento mecánico ML 128 con un sistema de carga automático bidireccional, decorado a mano con secciones satinadas de manera vertical o circular y superficie con tratamiento PVD en color tantalio; ruedas chapadas en oro o con tratamiento PVD negro; 48 rubís (25 transparentes, 23 de color rubí); ajuste de precisión de Maurice Lacroix con sistema “vis sans fin”; balance transparente de Maurice Lacroix con anillo en oro blanco; protección contra golpes KIF; resorte principal Nivaflex M (exclusivo de Maurice Lacroix); 28.800 a/h.

Funciones: Cronógrafo con función de memoria mecánica, el tiempo real (modo hora) y el intervalo medido de tiempo (modo crono) usan las mismas indicaciones (disco y agujas); indicación de horas mediante disco, indicación de minutos y segundos con manecillas centrales; indicación de fecha mediante disco a las 12; indicación de modo con aguja a las 3.

Caja: Oro blanco 210 0/00 palladio; cristales de zafiro con capa antirreflejos en el interior, fondo atornillado con cristal zafiro con capa antirreflejos (8 tornillos); impermeable a 50m (5 atm), 49 mm de diámetro.

Esfera: de color negro y plata; 4 partes montadas a mano, funciones indicadas en diferentes niveles, disco de las horas transparente de naturaleza mineral con tratamiento antirreflejos; aguja de los minutos, disco de las horas e indicación de horas a las 12 con baño blanco luminoso que da una radiación azul; índices facetados aplicados.

Correa: Auténtica piel de cocodrilo mate cosida a mano con cierre en oro blanco 210 0/00 palladium.

Edición. Limitada a 20 piezas, numeradas, con certificado.

Más información: Maurice Lacroix Mémoire 1