Mas Albereda, hotel gastronómico

Mas Albereda, hotel gastronómico

En esta ocasión viajamos, unos 80 km al norte de Barcelona, hasta llegar a Sant Julià de Vilatorta, un pueblo con encanto de 3.000 habitantes y con numerosas casas señoriales procedentes de la burguesía catalana (inicialmente, residencias de veraneo). Aquí encontramos un hotel típicamente sibarita donde el disfrute del huésped está más que asegurado. Nos referimos a Mas Albereda.

Este hotel es perfecto (el sello Rusticae es una garantía): es íntimo y tranquilo, rústico pero de vanguardia. Un lugar donde se cuida hasta el mínimo de los detalles, donde conocen a la perfección el significado de palabras como amabilidad y calidad. Un auténtico 4 estrellas.

Dispone únicamente de 20 habitaciones, de las cuales 4 son suites (3 de ellas cuentan con jacuzzi). Se clasifican en Estándar (ubicadas en la parte nueva de la masía), Jardín (4 habitaciones de este tipo se encuentran en un módulo independiente, siendo ideales para grupos de familia y/o amigos), Rústicas (sus paredes de piedra en combinación con su moderno diseño las hacen especialmente confortables y atractivas) y Suites (cada una de ellas reciben un nombre distinto: Espígol, Romaní, Sajolida y Farigola). Destacar que, la Suite Sajolida dispone de un espacio, en el interior de la habitación, con ornamentación de plantas naturales visibles, tanto desde la cama como desde el relajante jacuzzi.

La gastronomía de Mas Albereda es sencillamente excepcional. El reconocido chef catalán Nandu Jubany (1 estrella Michelin) dirige el restaurante que, puede presumir de haber encontrado el equilibrio entre cocina tradicional y modernidad, de sus recetas reinventadas y de la gran calidad de todos sus productos. El servicio y la carta de vinos (presentada muy elegantemente, posee multitud de referencias de todo el mundo) magníficos, también. Altamente recomendado el menú degustación. Durante las noches de verano (hasta el 25 de Agosto), si las condiciones climatológicas lo permiten, las cenas se realizan al aire libre, amenizadas con una espléndida música en directo. Por si todo lo anterior fuera poco, el desayuno “Plana de Vic”, de altísima calidad, es de lo más completo. Fantástico, brillante, excelso. Un placer para los sentidos.

En el mismo hotel, proponen actividades como itinerarios (culturales, paisajísticos) a pie, senderismo, rutas en Segway o en burricleta (bicicletas rurales eléctricas), emocionantes vuelos en helicóptero o en globo, hípica, etc.

Los precios por noche, dependiendo del tipo de habitación y de la temporada, oscilan entre los 135 y los 288 €. Sin lugar a dudas, un hotel en el que todo sibarita debería alojarse, al menos una vez. El lugar idóneo para celebraciones de todo tipo, bodas incluidas. Basado en experiencia propia.

 

Más información: Mas Albereda


Array
publicidad

Deja tu opinión