Marcus Wareing at The Berkeley

A pesar de que la lista S. Pellegrino de los mejores restaurantes del mundo ha sido -y es- históricamente benévola con los restaurantes londinenses, la 52ª posición de 2009 no es en absoluto una mala credencial, que demuestra que la renovada propuesta de Wareing es todo un acierto.

Discípulo aventajado de Gordon Ramsey, Marcus Wareing ha sabido sacar un rápido provecho de su emancipación del mediático chef escocés -inglés de adopción-, cosechando con su aventura en solitario excelentes críticas de público y prensa especializada. El local en cuestión, el restaurante gastronómico del elegante hotel The Berkeley de Londres, ha cambiado su antiguo nombre de Pétrus -nueve años bajo el paraguas de Ramsey– por el del propio Marcus Wareing.

Situado en pleno corazón de Belgravia, en la parte sur del celebérrimo Hyde Park, Marcus Wareing at The Berkeley luce un local de aire distinguido y atmósfera tranquila, que conjuga perfectamente la sobriedad británica con detalles decorativos más atrevidos que actualizan el look de sus salas.

La cocina de Marcus, de inspiración clásica afrancesada, ha ido evolucionando actualizando sus formas, progresando en su creatividad y permitiéndose algunas licencias en pequeñas travesuras meditadas.

La carta de este 2 estrellas Michelin se nutre de un recetario muy técnico en el que las cualidades del chef se encuentran como pez en el agua. La calidad del producto es incuestionable, pero cede protagonismo a un destacado nivel culinario y a una personalidad cada vez más marcada.

Entre las elaboraciones estrella de este otoño, excelente codorniz en dos cocciones -magnífica en adobo- acompañada de una suave salsa de mostaza pommery y patata al horno, o un meloso cordero con chalotas caramelizadas y un dulzón confit de tomate, que completa el festín de los sentidos con aromas de azafrán y lavanda.

Buen nivel de postres, más contundentes en su redacción que en el plato –conviene pedir uno, no hay que asustarse-, destacando en la elaboración de cremas. Acabar con la de limón con helado de leche y el contraste crujiente de pequeñas palomitas de maíz dulces no es mala opción.

Sin incluir las bebidas, precio medio a la carta entre los 70 y los 90 euros, menú degustación Prestige por 110 y un más que interesante menú de mediodía por unos 40 euros.

Además, los amantes del show-cooking, siempre que reserven con la antelación suficiente, cuentan con la opción de encargar un menú especial en una cotizada mesa de un rincón de la cocina con capacidad para 8 comensales, mucho más agradable y cómoda de lo que suele ser habitual en este tipo de mesas y que, eso sí, tiene un coste entre 1.000 y 1.400 euros para el total de comensales.

Destacable carro de quesos, bodega mejor aún, con una relevante selección de caldos internacionales algo subidos de precio, y servicio de alta escuela, sin estridencias ni artificios exagerados y un toque actual.

Estilo, servicio y cocina en progresión. Una buena combinación para una noche especial en Londres.

Colaboración especial: Dani – CaviarBCN

Página Web Marcus Wareing at The Berkeley

(pulse sobre las imágenes para ampliarlas)