La primera impresora de chocolate en 3D, por Chock Edge Limited Company

La primera impresora de chocolate en 3D, por Chock Edge Limited Company

Recuerdo la primera vez que vi un anuncio de los fax de Xerox. No tengo tantos años; corrían los 80 y yo era una niña alucinando con lo que me parecía virtualmente imposible. Imposible, directamente. Esa misma sensación -con cierto sabor a flashback- me invade ahora con el lanzamiento de otro de esos aparatos imposibles o improbables… sólo que éste sabe mucho, mucho más dulce.

Para mi sorpresa, parece que el uso de las impresoras 3D aplicadas a todo tipo de industrias no es una tendencia, sino una práctica de lo más habitual. Modelos de plástico, madera o metal son replicados a tamaño real, como quien hace una vulgar fotocopia, configurando desde piezas de joyería hasta zapatos o partes de motores. Sigo alucinando.

De la mano de Choc Edge Limited Company llega, quizás, la aplicación más sibarita de esta tecnología: la producción -o mejor la impresión- de verdaderas esculturas de chocolate. Aparte de para quedarse con todos, la técnica persigue la excelencia: garantizar la perfecta adhesión del chocolate en la producción capa por capa, a la temperatura óptima para que la escultura no se derrita en ningún momento, en ningún lugar. Pero no habéis oído lo mejor: ¡dicen que funciona como una impresora convenciona! Sí hombre.

Choc Edge 3D da nombre a esta nueva criatura de la compañía formada por científicos -¿chocolateros?- de la Universidad de Exeter (UK). Eso sí, está en fase de pruebas y no verá la luz comercial hasta dentro de unos meses al suculento precio de 2.500 libras.

La pregunta es inevitable: ¿pasará como con el fax, o la Nespresso, y dentro de poco imprimiremos bombones en casa a ritmo de tango?

Vídeo 3D Chocolate Printer

Más información: Choc Creator 3D chocolate printer