Hotel Awasi, un lujo junto al desierto de Atacama

Hotel Awasi, un lujo junto al desierto de Atacama

No muy lejos del pueblo de San Pedro, en Chile, se encuentra un hotel de lujo llamado Awasi. Situado en la frontera del desierto de Atacama, este complejo de alta gama promete a todos sus visitantes un tiempo de relax y descanso.

En el norte de Chile, el desierto de Atacama, uno de los más áridos del mundo, es un punto de encuentro para exploradores en busca de aventuras. Estos pueden ir hasta San Pedro, un pueblo oasis de la provincia de El Loa, si lo que buscan es descanso y aprovisionarse de agua y comida. Este tiempo de relax es necesario, pero también puede convertirse en una estancia de auténtico lujo.

En este hotel se puede escoger entre las ocho amplias suites de lujo. Cada una de ellas posee un patio privado, un sillón para leer, una mesa de despacho, y duchas tanto en su interior como en la parte de afuera. La decoración es típicamente chilena. Los colores son cálidos. También encontramos materiales decorativos de la zona de Chile, como tejidos típicos, o piedra y madera de esa parte del país. En el hotel Awasi, los espacios comunes son agradables y muy confortables. El hotel dispone de un salón al aire libre, una piscina, una chimenea de madera, y un restaurante.

La gastronomía es otra de las muchas cosas que merece una mención aparte. El chef ofrece una serie de especialidades locales confeccionadas con ingredientes de la zona, como las patatas moradas, la quinoa, y la patasca. Lo más interesante de este hotel es todo lo que lo rodea. El hotel Awasi pone a disposición de sus clientes un Jeep y un guía privado, ofreciendo diferentes actividades como baños en las lagunas de sal, visitar el museo de arqueología de San Pedro de Atacama, descubrir el Valle de la Luna, hacer trekking por los cañones, y paseos en bicicleta o a caballo.

Más información: Hotel Awasi


Array

1 Opinión

  1. [...] hace unos días nos sorprendía el hotel Awasi, situado junto al desierto de Atacama, contamos con que el Little Ongava de Namibia tampoco nos [...]

Deja tu opinión