Guía Michelin 2015

Guía Michelin 2015

Marbella, ciudad andaluza con más estrellas en la guía roja, ha sido la elegida este año para albergar la presentación de la Guía Michelin 2015 de España y Portugal. En el Hotel Los Monteros de la capital de la jet-set, apenas ha habido novedades en los peldaños más altos.

Si podemos hablar de un protagonista en esta edición, ese es Ángel León. El chef del mar consigue por fin la segunda estrella con su original propuesta en Aponiente (El Puerto de Santa María). Sus embutidos marinos, su intenso arroz de plancton y su parpatana guisada han acabado de convencer a los inspectores. Aprovechará para celebrarlo junto a la reciente apertura de su propuesta filial, BistrEau, en el Mandarín Oriental de Barcelona.

Ningún triestrellato nuevo. Y eso que candidatos no faltaban. Sonaba, cómo no, la eterna apuesta del bucólico Mugaritz de Adúriz; o el luminoso Miramar, de Paco Pérez, cada año más asentado en una espectacular cocina marinera de vanguardia condenada, tarde o temprano, a la máxima distinción; tampoco la concesión de las 3 estrellas de 2014 a DiverXo habían acallado el clamor por el madrileño Santceloni. Y a pesar de jugar en casa, menos se esperaba el encumbramiento de Dani García (antes Calima en el Meliá Don Pepe, ahora ejerciendo con su nombre en el no menos lujoso Puente Romano). Tampoco asciende el barcelonés Àbac, del televisivo Jordi Cruz, que acaba de ser premiado como mejor restaurante de hotel de 2014 en los European Hospitality Awards de Londres. Todos ellos deberán seguir conformándose con las dos estrellas.

Siguen con 3 estrellas, por tanto, los 8 representantes españoles de 2014: El Celler de Can Roca (Girona), Sant Pau (Sant Pol), Martín Berasategui (Lasarte), DiverXO (Madrid), Azurmendi (Larrabetzu), Quique Dacosta (Dénia), y Arzak y Akelarre (Donostia).

A excepción de Aponiente, tampoco ha habido cambios en la relación de biestrellados, ni para bien ni para mal. De hecho, tras la salida de Diego Guerrero, que estrena estrella con DSTAgE, el Club Allard sigue defendiendo sus 2 estrellas con la solvencia de la dominicana María Marte, que se ha mostrado como una de las revelaciones del año. El resto de restaurantes con 2 galardones siguen siendo los madrileños Santceloni, La Terraza del Casino, Ramon Freixa, Sergi Arola Gastro, los barceloneses Ábac, Moments, Enoteca y Lasarte, Miramar (Llançà), Les Cols (Olot), Mugaritz (Errenteria), Atrio (Cáceres), Dani García (Marbella), Casa Marcial (Arriondas), El Portal de Echaurren (Ezcaray) y MB (Guía de Isora).

Donde vuelve a haber más movimiento es en los que estrenan estrella, con 19 nuevas entradas. A destacar, la primera estrella a un restaurante mexicano, con el Punto MX de Madrid; el tardío reconocimiento al maravilloso asador de pescados Elkano (Getaria), con el regusto amargo del fallecimiento de Pedro Arregi este mismo año; o las cocinas nikkei de fantasía de Kazan (Santa Cruz de Tenerife) y Pakta (Barcelona), otra más de las prolíficas sinergias de los hermanos Adrià e Iglesias, único representante catalán entre las novedades de la lista.

Completan el listado de nuevos 1 estrella un nutrido grupo de locales madrileños acompañando a Punto MX: el ya comentado DSTAgE de Guerrero, la cocina tradicional de Álbora en el barrio de Salamanca, La Cabra de Javier Aranda, y Montia, en San Lorenzo del Escorial. También debuta un trío balear, con Andreu Genestra (en el Hotel Predi Son Jaumell de Capdepera), el precioso entorno natural de Can Dani (Formentera) y la versión urbana de la cocina mediterránea de Simply Fosh (Palma). Más repartidos, Aizian (en la planta baja del espectacular Hotel Meliá Bilbao), la elegante cocina marinera de Casa Manolo (Daimús, Valencia), El Carmen de Montesión (Toledo), la nueva cocina asturiana de Ricardo González entre las piedras de El Retiro (Llanes), el templo micológico de La Lobita (Navaleno, Soria), las raíces de Nova (Ourense), el Refectorio (en el enológico Hotel Abadía Retuerta de Sardón de Duero, Valladolid) y las tapas de diseño de Tatau Bistro (Huesca).

Las reformas provisionales dejan en suspenso el galardón de 41º (Barcelona), la propuesta más bulliniana de Albert Adrià, ahora mismo bajo el nombre de proyecto Enigma -cosas del marketing-. Algo parecido a lo que sucede con Ars Natura (Cuenca). Y echaremos de menos a aquellos que cesan la actividad, como Mas Pau, Delacalle, La Llar o Fontanals dels Aforins. Pierden también su premio L’Aliança d’Anglès, Zalacaín o Baldonsera.

Al talento y a la constancia que hay detrás de todos los premiados, nuestra más sincera enhorabuena.

Por: Dani – CaviarBCN

Fotografía: Tapas gourmet / Getty.



Es agradable que estos artículos te resulten interesantes

Nuestra misión es la de compartir artículos que nos hagan descubrir el lado “sibarita” de la vida. Ayúdanos poniendo “me gusta” y compartiendo estos artículos. Gracias.

Powered by WordPress Popup