Ginebra The Botanical’s

Ginebra The Botanicals

Llega contando una historia propia de alquimistas, con ingredientes secretos, tiempos de contacto secretos, 5 destilaciones y agua de acuíferos milenarios en los aledaños de Londres. Procedente de una recaudación excepcional de agua de lluvia filtrada naturalmente. Una London Dry Gin única, dicen, rica en matices de hasta 14 botánicas distintas, que en la jerga de la ginebra, vienen a ser hierbas, sin más: enebro, cilantro, naranja, limón, canela en barra de China y en rama -las dos-, iris, angélica, regaliz, nuez moscada, pomelo, azahar de limonero y naranjo -también los dos- y yo no sé cuál más. Ni yo ni nadie, no te creas: éste último prefiere permanecer en secreto, en el anonimato, no sabemos si por grande, por obviable o pura estrategia. En todo caso, cómo nos gusta lo que nos callan.

De edición limitada y en un envase inspirado en ese je-ne-sais-quoi gourmet renovado, viene con claim incluido: superación es no conformarse. No contentos con ello, su destilación artesana tiene lugar en alambiques John Dore, que, en la jerga de los alquimistas y posiblemente de los que no se conforman, son la panacea, los Rolls-Royce, los Stradivarius, los Chopard de entre los alambiques, para entendernos. Una pasada, vamos.

Como curiosidad, en sus propuestas de gintonics ofrecen todo tipo de maridajes con distintas marcas desde la tónica del pueblo -Schweppes-, Boylan, la centenaria Fentimans o la vintage Abbondio. Pero ésa ya es otra carta. Otra cata. Otro día.

Más información: The Botanical’s

The Botanical’s en Facebook


Array

Deja tu opinión