Fleur de Lis, el mejor cóctel de Londres

Fleur de Lis, el mejor cóctel de Londres

Una de las costumbres que cultivaban nuestros padres y que ha caído en desuso, es disfrutar del arte de la coctelería. Protagonistas de los salones, toda clase de mezclas hechas de zumos, licores, y frutas, quizá con un toque de seltz, se consumían a diario en aquellos elegantes lugares de reunión, donde la sociedad se daba cita. Pocos han sobrevivido al imparable empuje de bares de copas y discotecas. Paradigmático el célebre y ya histórico Chicote de Madrid, que desde los años 30 resiste el ataque de las nuevas tendencias, y sigue siendo lugar de culto entre personajes de la bohemia y las artes españolas.

Fiel guardián de sus tradiciones, El Reino Unido, y su capital, Londres, siguen conservando sin embargo multitud de salones de cóctel de todo tipo. Muchos de los hoteles de lujo ofrecen en sus bares completas cartas donde puedes encontrar una amplia selección.

Es el caso del exclusivo 5* Claridge´s en el elegante barrio de Mayfair. Su bar, decorado al estilo inglés con inspiración Art Déco, en maderas oscuras y tapizados granate, se precia de ofrecer una interesante oferta de cócteles, tanto clásicos como contemporáneos.

Y es su director, Denis Broci, el creador de la más sofisticada novedad de la temporada: El Fleur de Lis, que combina dos exquisitos y selectísimos espirituosos: El Rémy Martin XO Excellence, y el rey de reyes de la misma tricentenaria bodega: El Louis XIII, un icono en todo el mundo, cuya limitada edición especial cuesta 7.000 euros la botella. Ambos en la más alta gama, siendo el primero fruto de las dos mejores cosechas de la región y categorizado como Fine Champagne Cognac, es sin embargo el segundo, un Grand Champagne Cognac de 100 años, la auténtica estrella del cóctel.

El Fleur de Lis es exclusivo de este hotel. Se sirve en una copa de martini helada y tiene como otros ingredientes, azúcar y corteza de limón. El precio de la botella del Louis XIII es de 2.000 euros, y la copa cuesta unos 290, de manera que para añadirlo, se utiliza un atomizador especialmente diseñado con el que se rocía la mezcla al finalizarla (just a cloud), formando un velo sobre ella.

El cóctel estará disponible solo hasta finales de año, y su precio es de unos 40 euros.

Más información: Claridge’s Bar