El jamón más caro del mundo

El jamón más caro del mundo

El jamón más caro del mundo es producido por la empresa Carnicas Maldonado SL. Situada en Alburquerque (Badajoz), la empresa, dirigida en la actualidad por Manuel Maldonado, tuvo su origen en el sector cárnico en la segunda mitad del siglo XIX.

Después de siglo y medio de experiencia Manuel Maldonado ha sabido aunar todos los procesos artesanales de elaboración y producción para especializarse en producir los mejores productos basados en el cerdo ibérico.

Además del saber de Manuel Maldonado hay otros ingredientes fundamentales si se trata de elaborar el mejor o el más caro jamón del mundo. Uno de ellos es, sin duda alguna, el entorno natural donde los cerdos ibéricos puros de bellota crecen y se desarrollan para producir un producto final de una calidad extraordinaria.

La localidad extremeña de Alburquerque se encuentra situada en la Sierra de San Pedro, una zona que está a unos 500 metros de altitud. En plena sierra se encuentra un ecosistema formado por dehesas de alcornoques y encinas. Una zona de cálidos veranos e inviernos no muy fríos y con un escaso nivel de lluvia anual. Todos estos factores influyen directísimamente en la alimentación de los cerdos y en el perfecto desarrollo de estos.

En 2006, Ibéricos Maldonado obtuvo un gran éxito de la prensa especializada así como de medios internacionales al producir su extraordinario jamón “Alba Quercus”, un jamón Reserva Especial que entonces se bautizó como “el jamón más caro del mundo“. El sucesor de ese jamón es el jamón Albarragena.

El jamón ibérico de bellota “Albarragena” ha sido madurado y curado durante 3 años con el único clima de la zona. Los cerdos que han dado origen a este jamón nacieron en 2005 y fueron sacrificados dos años más tarde, en 2007. Durante dos años estos animales se criaron en un estado semi-salvaje en las dehesas de la sierra de San Pedro.

Todo el proceso de elaboración de este jamón es más lento y tradicional que el de la mayoría de jamones ibéricos. El proceso de secado se realiza en secaderos totalmente naturales durante el cual se invierten ocho meses sólo en el secado de los lomos (frente a los dos meses que se suelen invertir).

Gracias a que la grasa de los jamones Albarragena proceden del aporte de su bellota, la textura y el aroma de su carne es especialmente extraordinario.

Aunque las notas de cata e incluso los informes más técnicos, como el nivel de ácido oléico -un 58,29%-, señalan al jamón Albarragena como un jamón de una calidad superior al ya mítico Alba Quercus, la empresa ha decidido mantener el precio de aquellos jamones, por lo que el precio del jamón más caro del mundo es de 1.500 euros la pieza.

Más información: Ibéricos Maldonado