Christian Louboutin

Christian Louboutin

Empezaré por el final: Tremendo contencioso el que enfrenta a Christian Louboutin con dos gigantes del fashion business, Yves Saint Laurent y Christian Dior. En liza su famosa suela roja, signo distintivo e imagen de marca del primero desde 1.992, año en el que tuvo la genialidad de pintar la de su primer par de zapatos con laca de uñas roja. Cuenta la leyenda urbana que un día vio a una de sus empleadas pintándoselas de ese color  y… ¡Eureka! se le ocurrió probar cómo quedaría. Dicho y hecho; así lo hizo, sin imaginar que una idea tan aparentemente absurda iba a ser su exitosa seña de identidad.

Sin miedo a ser tachados de imitadores, 20 años y cientos de diseños Red Sole más tarde, Saint Laurent ha presentado varios modelos con la misma, y Dior amenaza con hacerlo.

No fue hasta 2004 que el zapatero, a la vista del éxito de su iniciativa, decidió patentar el elemento que le ha hecho famoso y que es el referente por el cual es mundialmente conocido: Una foto mostrando a penas un trocito de tacón rojo y nuestro subconsciente nos grita: ¡Louboutin!. Sin embargo la patente no ha servido para nada hasta el momento. Aunque Zara se ha atrevido a usarla en algunos modelos, ha sido la copia de uno de los grandes la que ha abierto la caja de los truenos, con poca fortuna para el inventor : Un juez federal del distrito de NY ha desestimado su demanda contra Saint Laurent, alegando que dar a un diseñador el monopolio de un color afectaría a la competencia de forma inadmisible.

De diseño sofisticado y atrevido, los modelos del creador presentan muy diferentes estilos, llevaderos en cualquier ocasión: Lo mismo saltan sobre el escenario en las enloquecidas performances de Lady Gaga, que se deslizan silenciosamente por las alfombras de Westminster Abbey o de multitud de palacios, calzando los pies de  royals como Victoria, futura reina de Suecia.

Prácticamente todas las celebrities han sido vistas en público llevando sus Louboutin, tanto en sus outfits diarios como en las grandes ocasiones: Jennifer López, Anne Hathaway, Beyonce, Gwyneth Palthrow, y un sinfín de actrices, cantantes, y modelos son adictas a la firma. A pesar de que los high heels caracterizan a la marca, la primera dama francesa Carla Bruni, It Girl de la clase política y clienta habitual, los encarga con una medida especial de tacón de 4/5 cms para evitar sobrepasar a Mr. Sarkozy en una cabeza, desastre que indefectiblemente sucedería si utilizara la altura standard de 10 cms., por no mencionar la posibilidad de que optara por los pumps de 15 cms.

Con alta plataforma o sin ella, en forma de stiletto, bota, sandalia o peep toe, los diseños de Christian Louboutin son un Must Have para afortunadas. Con un precio medio de 500/600 euros, pueden sobrepasar los 1.000 en algunos modelos de botas o fiesta.

Si la desafortunada sentencia del juez neoyorkino acaba siendo  firme, veremos proliferar la suela roja, multiplicada en cientos de modelos de cualquier marca, low cost incluido. Sería una lástima, y, paradójicamente una injusticia.

Más información: Christian Louboutin

Christian Louboutin en Facebook