Carne de Retinto

Carne de Retinto

La carne de Kobe que tan en boga está ahora es sin duda excepcional, al igual que la argentina o la brasileña, ambos países disfrutan de carnes muy preciadas. Sin embargo, es muy común ensalzar lo foráneo y menospreciar lo propio, lo cercano. Hoy les propongo la Carne de Retinto.

Indubitablemente más fresca que las anteriores y más ecológica, por el mero hecho de que está unos kilómetros de nosotros y no en otros continentes, no se gasta en combustibles, está bajo legislación europea, y del campo al plato pueden pasar horas. Criada en las dehesas andaluzas y extremeñas, aunque también podemos encontrarla en Castilla, y con tan sólo un 7% de grasa, menos que aquellas que precisamente ensalzan este punto, su carne es muy apreciada en restaurantes de lujo y se le etiqueta, para evitar el fraude, como “Carne de Retinto“.

El ganado se cría en libertad alimentándose de pastos, ramas, bellotas y, en épocas de sequía, de cereales de alta calidad y heno. Las ventas se centran en la ternera y el añojo, un animal algo mayor. La ternera es más apreciada que el ternero, tiene mejor sabor. Los animales están seis meses alimentándose de leche materna y ya luego, hasta su sacrificio, toman ya hierba y pienso. El sacrificio se produce antes del año de vida y cuando los animales están en torno a los 260 kilos. También se vende la carne de añojo. En este caso el animal alcanza ya en torno a los 300 kilos y su edad supera el año. Un ejemplar adulto desarrollado pueden alcanzar entre los 550 y 600 kilos. Es una carne roja de pura raza, jugosa y tierna. Su precio aunque no barato no llegamos a los inexplicables del Kobe o el Waygu, costando el kilo de solomillo de retinto unos 40€.

Para degustarla podemos visitar la web del certificado de calidad, allí obtendremos lugares en nuestra Comunidad.

Más información: Asociación Nacional de criadores de ganado vacuno selecto de raza Retinta