Bota Bota, el antiguo ferry convertido en Spa en Montreal

Bota Bota, el antiguo ferry convertido en Spa en Montreal

Hablando de placeres inalcanzables por cercanos, seguramente nuestro problema sea ése y sólo ése: falta de tiempo. Falta de tiempo para disfrutar de los demás placeres, para pensar dos veces, para parar y respirar. Porque si lo tuviéramos, probablemente tendríamos un montón de nuevas ideas buenas, frescas, reposadas. En este contexto se levanta Bota Bota, un pequeño templo de tiempo -y relajación- flotante, que además se mece -eso sí, lento y sigiloso- por las aguas del Old Port de Montreal.

Este proyecto de reinvención liderado por Sid Lee Architecture recupera un antiguo ferry de 57 años que solía enlazar dos ciudades del Quebec en los 50, para transformarlo en un bello y mágico spa escandinavo. El concepto era claro: la relación entre la relajación y el agua, el barco y el mar. Éste ha sido el elemento vinculante de su simplista, cuidada ambientación, que lleva el sello del agua, del entorno marino.

Sus instalaciones no decepcionan en ninguno de sus rincones. Además de las numerosas saunas en pulcra madera, el resto de las salas de relajación y tratamiento son de un relajante negro o gris. Lo que a priori pudiera parecer un chocante contraste, se traduce en una gran sensibilidad, la inteligencia tranquila de quien bien sabe cómo hacer embarcar en un largo viaje a uno de los grandes templos del lujo: el tiempo.

Más información: BOTA BOTA Spa