Art Déco by J. Ruhlmann. Los muebles más caros del mundo

Art Déco by J. Ruhlmann. Los muebles más caros del mundo

¿Puede un estilo ser glamouroso. El Art Déco sin duda lo es. Nacido en los felices años 20 del pasado siglo, exquisito y refinado donde los haya, se manifiesta en varias disciplinas artísticas: Arquitectura, pintura, objetos decorativos, joyería, mobiliario… Emile-Jacques Ruhlmann es el diseñador francés que, bebiendo en las fuentes del Art Nouveau, es considerado uno de sus principales exponentes. Laurent Negro es el mayor coleccionista del mundo de muebles y otros objetos de este estilo.

La pasada primavera, Christie’s obtuvo el encargo por parte de Negro de subastar toda su colección. Más de 900 muebles, pinturas y esculturas, que hasta entonces permanecían en su residencia familiar, el Château de Gourdon en la Provenza francesa. Nadie entendía que un hombre como él, millonario heredero de su padre, quisiera desprenderse de piezas tan irrepetibles como éstas, hasta que se corrió el rumor de que lo hacía por despecho hacia el ayuntamiento al que su castillo pertenece, con el que mantiene un duro litigio.

El resultado económico de la venta fue espectacular, sorprendiendo incluso a la legendaria casa de subastas: En los tres días se obtuvieron unos ingresos de 42,4 millones de euros, que triplicaron el precio de salida de las piezas, alcanzando solo en la primera jornada la cifra de 24,3 millones de euros.

Gran parte del mérito de este resultado lo tuvieron varios de los magníficos diseños firmados por Ruhlmann que se presentaban. Hechos a partir de maderas preciosas, tres de ellos están entre los diez más caros: La Chaise-longue aux skis dite du Maharadjah, de 1929, adjudicada en 2,8 millones de euros y récord mundial del artista. El Bureau et son fauteuil Tardieu, también datada en 1929, vendida en 2,3 millones de euros. La Commode model Lassalle, de 1925, que se adjudicó en 1,8 millones de euros. Un total de casi 7 millones de euros en tan solo tres lotes.

Es increíble que un mueble pueda costar lo mismo que una excelente vivienda de alta gama; no obstante, las cosas valen lo que se paga por ellas, así que, dichoso el que pueda permitírselo.

Resaltar que las piezas Art Déco tienen un allure especial. Una presencia tan original y distinguida, que, si bien no se aprecia en foto, sobrecoge cuando las contemplas al natural.

Más información: Les Collections du Château de Gourdon en Christie’s